Edición 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25
cabezal
columna_izq

 

Retomando lo descripto en el newletter 23 y para bosquejar la evolución de los longevos medidores de inducción (vida útil comprobada de más de 50 años), recordemos que los primeros eran con cojinete “simple piedra” (eje rodando sobre zafiro) y numerador (o relojería como se le decía entonces) a “Aguja” (cabe mencionar que con ese tipo de numerador aún hay algunos instalados, pero con cojinete “simple piedra” debe haber varias centenas de miles).

medidores 1

Al respecto cabe mencionar que el año pasado, entre los medidores muestreados en el Plan de Muestreo del ENRE según Resolución 110/97, un lote era de medidores Sangamo tipo S2 con numerador a Aguja, que indicaba en el lacre que ponía la Municipalidad hasta fines de la década de 1960 antes de que fueran instalados, luego de controlarlos uno a uno: el año 1942.

La primera evolución de los medidores de inducción fue al numerador ciclométrico (a tambores) y luego de la “simple piedra” se pasó al cojinete doble piedra (doble zafiro con bollilla de acero intermedia), o sea con mucho menor rozamiento, aunque ambos (numerador y cojinete) seguían teniendo que ser limpiados y lubricados periódicamente para asegurar la correcta performance.

Las Distribuidoras y Cooperativas tenían al efecto talleres específicos de mantenimiento, con personal especializado, donde se lubricaban los medidores y se cambiaban sus cojinetes antes de la reinstalación, previo ajuste y calibración unitaria en la “Sala de Contraste”.

Como ejemplo de la magnitud de las instalaciones existentes con ese fin, cabe mencionar que en SEGBA (Servicios Eléctricos del Gran Buenos Aires) existía un edificio de cuatro pisos en donde trabajaban más de 200 personas, uno de cuyos pisos estaba dedicado al “Taller de Mantenimiento” y otro a la “Sala de Contraste”, realizándose el mantenimiento mensual de más de 20.000 medidores o sistemas equivalentes, entre los monofásicos, los trifásicos y los relojes de conexión. Con esta evolución se fue incorporando la de la sobrecargabilidad.

Los primeros medidores (principios del siglo XX) eran sobrecargables 100 % (5(10) A – 10(20) A), luego 400 % (5(20) A - 10(40) A) y 500 % (5(25) A – 10(50) A). F
inalmente llegó la tecnología de los numeradores autolubricados y la de los cojinetes magnéticos (de suspensión o repulsión y con ellos los medidores con 800 % de sobrecargabilidad (5(40) A). Con ello evolucionó la normalización nacional y, de la vieja Noma IRAM 2016 de 1954, se pasó a las IRAM 2411, 2412 y 2413 aprobadas a mediados de la década del 70.

Esas Normas fueron revolucionaras, pues en ellas se introdujo toda la experiencia de decenas de años de uso de los medidores de inducción, introduciendo un Ensayo para asegurar la vida útil de los medidores sin necesidad de mantenimiento, lo que no existe en ninguna otra norma conocida, ni para los medidores de inducción ni para los estáticos.

Es el denominado “Ensayo de Rodamiento”, de 6.000 h de duración con controles cada 1.500 h, que permite asegurar el correcto funcionamiento, durante 20 años sin mantenimiento, de los Tipos de medidores que lo cumplen, ensayo que se realizara en el INTI y, en varios casos, no finalizara satisfactoriamente (rechazo en los controles intermedios).

Como se comprenderá, con el medidor de inducción el tiempo de correcto funcionamiento sin mantenimiento y la vida útil total fueron las dos características prioritarias y principales, y con ello el aseguramiento de los repuestos durante esa vida útil, características y necesidad que hoy prácticamente no son consideradas con los estáticos, así como desaparecieron o fueron reducidos a su mínima expresión los “Talleres” de mantenimiento de las distribuidoras y Cooperativas, pasando por ello a ser importante el asegurar que los vendedores de medidores estáticos garanticen la posibilidad de realizar mantenimientos o provisiones básicos (como lo elemental de reposición de tapas de bornes) y la calibración, al retirarlos por cualquier motivo.

(Fin Parte 2:2)

 
Por sección 301, párrafo (a)(2)(c) de S.1618 bajo el decreto S.1618 titulo 3" aprobado por el 105" congreso base de las normativas internacionales sobre SPAM, este E-mail no podrá ser considerado SPAM mientras incluya una forma de ser removido. Si desea ser removido de nuestra base de datos en forma definitiva, responda este mail con el asunto REMOVER.